Historia de la Santa Muerte

La historia de la Santa Muerte ha formado parte de diferentes culturas. Su imagen se desdibuja como una figura esquelética, vestida de negra desde la cabeza hasta los pies y con un báculo con forma de guadaña.

Esta figura es sustituta de la advocación mariana a nivel mundial, la cual se ha relacionado con la Virgen de Guadalupe. Considerada una alternativa moderna para nuevos devotos al tratarse de manera significativa a una virgen.

Por ser una figura femenina se les ha colocado diferentes nombres. Algunos de ellos son Virgen de los Desamparados, Flaquita, virgencita o Santa Niña, entre otros.

La Santa Muerte tiene su origen en México y Guatemala siendo el símbolo para definir lo que existe entre la vida y la muerte. Hecho que motiva su veneración y adoración. A pesar de las contraposiciones de diferentes grupos religiosos, ha sido descrita como entidad completamente demoníaca y no puede ser considerada, ni adjudicarle un título de Santa.

Esta distinción divina solo pueden llevarla aquellas personas que han vivido en santidad entregados a los mandamientos y servicio a Dios. Algo muy opuesto a lo que ocurre en la figura de la Santa Muerte. Ya que se atribuyen ritos y hechizos con elementos de magia negra.

Por otra parte, la historia de la Santa Muerte está dividida en dos importantes etapas. La primera de ellas va desde la gestación de elementos de la época Prehispánica y del catolicismo colonial del siglo XX. Mientras que la segunda, parte desde la imagen actual y el proceso de la marginalización de la clase social, delincuencia y la pobreza.

Historia de la santa muerte

Evolución y sincretismo de la Santa Muerte

La Santa Muerte tiene relación implícita con dioses aztecas, mayas y Santos de la Iglesia Católica. Como:

  • Ah Puch, deidad o Dios Maya, en forma esquelética con rostro de Búho.
  • Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, pareja de Dioses Aztecas que habitan la región de la muerte en la oscuridad.

En gran parte de América, la celebración de los muertos es atribuida a la fecha del 2 de noviembre. Fecha importante que es usada para celebrar y no olvidar a nuestros seres queridos.

En el catolicismo, en la unción de los enfermos hace referencia a una Santa Muerte. Que no es más que la reconciliación de vida con Dios.

San Pascual Baylón, que tiene su origen en Guatemala y varias localidades de México, es un esqueleto coronado.

Representación y simbolismo

La Santa Muerte representa una transición entre la vida la muerte, con algunos elementos representativos y simbólicos tales como:

  • El Báculo o la Guadaña es la igualdad de los seres vivientes ante Dios Todopoderoso.
  • Su forma o aspecto esquelético tiene una notable representación de igualdad de los seres vivos al dejar su cuerpo físico
  • Sus ojos rojos simboliza la sangre como unión de los seres humanos sin distinción de clase social.
  • Su Vestimenta va a depender de los creyentes que han recibido la bendición de sus peticiones.

Estas características vienen acompañada de colores, donde los más representativos son:

  • Blanco: Pureza y Bienestar.
  • Hueso: éxito, armonía y paz para los negocios y el hogar.
  • Rojo: para el amor y la sangre de nuestras emociones.
  • Azul: logro en el plano profesional, laboral y excelente ambiente laboral.
  • Amarillo: para situaciones poco relevantes.
  • Dorado: para tranquilidad en la economía del hogar y negocio.
  • Ámbar: este color es para los que tienen problemas de droga y alcohol.
  • Verde: para solucionar asuntos con la justicia.
  • Café: para la fortuna diaria ante cualquier obstáculo que se presente.
  • Negro: balanza entre el bien y mal protegiendo de cualquier hechizo.
  • Morado: su uso es para la clarividencia y espiritualidad.

Para finalizar, su simbología también es atribuida a la a su posición. Entre ellas:

  • Sentada en el trono: simboliza la muerte de un rey.
  • De rodillas: anhelo y paciencia para obtener todo.
  • Parada con báculo: justicia y muerte.
  • Con el reloj de arena en sus manos: el tiempo de la vida por el transitar en este plano terrenal como principio y fin.